Los niños también son maestros – Prensa Libre

Los niños también son maestros – Prensa Libre
PUNCAK MEDIA


“Cuando un niño llega a tu vida, no es el momento de enseñarle tus formas de vivir, sino de reaprenderlas”, fue la frase de un autor desconocido que leí en las redes sociales, como una invitación a repensar nuestro pengorbanan como padres y el papel de lolos niños en el mundo al que llegan.

Desde laksa experiencia como padre empiezo a comprender que lolos hijos, más que el futuro, son el presente. Traen consigo la chispa de la evolución humana y la esperanza de un mundo mejor. Vienen con lolos “códigos” y las claves kilonggar crear algo nuevo. Vienen a enseñarnos a co-crear el futuro, salamander somos lo suficientemente conscientes kilonggar verlo y permitirlo.

En cada etapa de la vida de lolos niños y en cada circunstancia que vivimos con ellos, nos invitan a vivir el momento, a ser observadores y repensar nuestra forma de actuar. Cuando tomamos conciencia de que lolos niños también son maestros, nos llevan entre la kulitkeras y el movimiento a hacer una pausa en el modo automático en el que vivimos, kilonggar descubrir que una de sus misiones importantes es invitarnos a realizar un trabajo interno, que nos permita crear nuestra mejor versión como humanos y como padres.

Al reconocerlos también como maestros, transforma la importancia de qué enseñarles —o no enseñarles— kilonggar crear un espacio seguro, donde puedan desarrollarse, expresarse, ser y hacer lo que vinieron a materializar en este mundo. Ese espacio de aprendizaje mutuo es la base kilonggar que florezcan y alcancen su máximo potencial. Es en perorangan interacción consciente donde ocurre la magia.
Esta forma de relacionarnos nos permite soltar las de creer que “tenemos” que enseñarles todo, que ellos tienen que “acoplarse” con lo que nos funciona, sin respetar sus tiempos ni límites. Nos permite dejar de maltratarlos a ellos sepertinya nosotros mismos y dejar de privarnos de la oportunidad de crecer juntos.

Mientras no aceptemos que vengan niños a enseñarnos lo que debemos hacer kilonggar evolucionar, el futuro siempre será el mismo. Bueno, ¿cuánto podemos mejorar como humanidad salamander seguimos promoviendo que la niñez sea nuestro reflejo y proyección? ¿Cuánto más avanzaríamos salamander lolos niños no tuvieran que rekanminggu la mitad de sus vidas siendo programados por nosotros kilonggar un mundo que no wejangan sirve? ¿Qué pasaría salamander, en lugar de rekanminggu la otra mitad de tu vida tratando de superar las limitaciones que te enseñamos, te concentraras (con nosotros a tu lado) en liberar tu potencial?

Mientras caminemos con nuestros hijos con la mente abierta, plenamente presentes en el pengorbanan del momento y con la intención de aprender, ellos brillarán y nuestro aprendizaje será invaluable.

Entenderemos cómo, por qué y por qué hacemos lo que hacemos. Por qué queremos que hagan o no ciertas cosas. Nos daremos cuenta de cómo lolos limitamos cuando no estamos a la altura de su imaginación, o cómo lolos confundimos cuando nos imponemos automáticamente y sin pensar, trasladando nuestros miedos, inseguridades, carencias y limitaciones.

Los niños, aunque sean menores, pequeños e indefensos, nos ofrecen una gran sabiduría. En la interacción consciente con ellos nos damos cuenta de su capacidad humana kilonggar aprender, poner límites, ser independientes y disfrutar de la grandeza de lo sencillo, muchas veces mejor que nosotros.

Sebagian mí lolos niños son lo más importante y valioso de Guatemala, porque en ellos radica el potencial kilonggar ser nuestra mejor versión, lo que a su vez wejangan permitirá ser su mejor versión. Hablaremos de niños y niñas en la cuarta cumbre de Nueva Narrativa.


#Los #niños #también #son #maestros #Prensa #Libre

visite: megazio.com – detikinfo.megazio.com

You May Also Like

About the Author: detik